Marcha Nórdica… adapta tu ritmo e intensidad.

Marcha Nórdica por el Clot de Galvany (Elche)

La marcha nórdica es un deporte en el que incorporamos un par de bastones a nuestra caminata que están diseñados para impulsarnos.

Muchas veces confundimos la marcha nórdica con el senderismo, ya que ambas disciplinas utilizan bastones, pero en el senderismo principalmente se usan como apoyo para ayudar al caminar, y en la Marcha Nórdica se usan principalmente para impulsarnos, además que nos ayudan también al caminar. Hay muchas diferencias en la Marcha Nórdica que hacen que este deporte sea aún más completo y beneficioso que el senderismo; trabajamos más intensamente toda la parte superior del cuerpo: manos, brazos, hombros y espalda. Uno de los principales movimientos de la Marcha Nórdica es abrir y cerrar la mano al ritmo de nuestra caminata, con lo que aumentamos la actividad circulatoria de la sangre y el retorno venoso, produciendo un aumento de oxigenación en la sangre, con lo que nos agotaremos menos y podremos caminar mucho más.

Es importante que al practicar este deporte lo adaptemos según nuestra condición física y necesidades personales, por lo que tenemos que tener en cuenta tres niveles de intensidad o ritmo a la hora de practicarlo: suave, moderado o intenso.

Ritmo Suave en la Marcha Nórdica

La Marcha Nórdica es un deporte de bajo impacto donde se puede comenzar de forma suave y pausada. Lo pueden practicar personas que nunca han realizado deporte, personas con algún tipo de limitación, en recuperación de alguna operación que requiera rehabilitación de movimientos en el que nos recomienden empezar a caminar, problemas de espalda, osteoporosis, sobrepeso…

Se han realizado investigaciones y estudios médicos que demuestran que es muy recomendable para enfermedades tales como: esclerosis  múltiple, párkinson, alzhéimer y fibromialgia, además de ser muy útil y de gran ayuda para superar las secuelas del cáncer de mama, siendo el deporte que recomiendan para la prevención este. Por mi propia experiencia al trabajar con algunas personas afectadas por las enfermedades antes mencionadas, puedo asegurar como mejoran en muchos aspectos físicos, que produce a su vez un mejoramiento psíquico.

Ritmo Moderado en la Marcha Nórdica

Si te gusta caminar pero notas que necesitas algo más y no te sienta bien o no te gusta correr, este es tu deporte sin duda.

Muchas de las personas que antes solo salían a andar, al probar esta disciplina notan un gran cambio, ya que cuando comenzamos a activar los brazos y el tronco notamos como trabaja nuestra cintura, abdominales y lumbares, además nuestra zancada comienza a alargarse, dando lugar a movimientos mas amplios aportando algo más de intensidad al ejercicio.

Usando la técnica adecuada moveremos hasta el 90% de nuestra musculatura y como consecuencia nuestro desgaste calórico se multiplica.

Para realizar rutas de senderismo es ideal, conociendo la técnica específica, esta nos ayudará a subir y bajar desniveles más fácilmente, disfrutaremos el doble de una actividad al aire libre, aumentando los beneficios que recibe nuestro cuerpo, donde incrementamos nuestra capacidad pulmonar, pudiendo así realizar más kilómetros sin sentirnos tan cansados, realizando así una ruta más saludable.

Ritmo Intenso en la Marcha Nórdica

Cuando controlamos perfectamente la técnica de la Marcha Nórdica, nuestra intensidad de zancada y de impulso se incrementa, es por tanto, que la intensidad en velocidad y movimientos se amplían cada vez más, dando como resultado un ritmo alto e intenso.

En este nivel llegamos a realizar largas caminatas con altas velocidades, haciendo que los beneficios sean si cabe, aún más elevados.
Es importante que cada uno de nosotros conozcamos nuestras limitaciones. Si la Marcha Nórdica no se realiza correctamente, nos podríamos lesionar, como en cualquier otro deporte. Se requiere un estilo y técnica específicos, por lo que es muy importante una buena formación.

Peli Torres. Instructora de Marcha Nórdica en Costa Blanca Nordic Walking

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: