Marcha Nórdica, beneficioso deporte para la recuperación de los efectos del cáncer de mama.

LA MARCHA NÓRDICA COMO TRATAMIENTO DEL LINFEDEMA.

Caminar es un ejercicio muy beneficioso para aquellas mujeres que desarrollen un linfedema como consecuencia de un cáncer de mama. Una forma más efectiva y activa, es el deporte conocido como Marcha Nórdica o Nordic Walking que tiene grandes beneficios y es una actividad divertida para compartir en grupo y al aire libre.

El aprendizaje del uso de los bastones específicos y el ejercicio con la técnica correcta de apretar y relajar, soltando la mano, contrayendo los músculos del antebrazo, resulta ser muy positivo para las personas en general y para las pacientes con linfedema, más concretamente.

La marcha nórdica ofrece estos beneficios especiales:

* La estabilidad que proporciona la utilización de los bastones  hace que las personas que necesitan un bastón para caminar, lo hagan con más facilidad y con menos miedo a caer.
* El apoyo de los brazos mediante la utilización de los bastones reduce al mínimo la tensión en la articulación del hombro.
* La técnica específica de control, apoyo de los bastones y el relajamiento de la empuñadura, mientras se oscilan los brazos hace que se active la bomba muscular de los músculos del antebrazo.
* La contracción-relajación son acciones de los músculos del antebrazo y contribuyen adicionalmente a que la linfa salga del brazo.
* Estos movimientos ayudan a  la recuperación de la tirantez de las piel por las cicatrices por la cirugía y/o radiación.

Alma Vinjé-Harrewijn PT, CLT-LANA es un terapeuta  especialista en linfedema

En nuestro Club Costa Blanca Nordic Walking, tenemos varias mujeres que han pasado o que aún están en este proceso y que han encontrado en este deporte una estupenda actividad deportiva, que le están ayudando a nivel físico y psicológico.

Nuestra compañera Mari Carmen Pérez, comparte con nosotros su experiencia y desde aquí agradecemos su generosidad al hacerlo:

“Con 54 años me dicen que tengo cáncer de mama entro en una fase de desesperación y miedo. Una vez me operaron y comienzo las sesiones de radioterapia, conozco a una persona que me habla de la Marcha Nórdica y me pone en contacto con el alma que lleva esta disciplina en Elche. Para mí, diez meses después, me encuentro como un 10, pero gracias a este gran grupo humano que hay en la marcha nórdica y sobre todo a mi monitora Peli, mentalmente estoy de matricula de honor. Por ello os animo a todas a participaren este bello deporte” 

Estas son palabras de Mari Carmen, una mujer con gran fuerza de voluntad, amante del deporte, con grandes valores humanos y que nos da lecciones a diario de que con esfuerzo y voluntad se consiguen grandes cosas y además con una preciosa sonrisa siempre en su cara. Gracias!

Mari Carmen en lo más alto del podium en la 6° Bajada Solidaria Crevillente-Realengo-Camping el Marjal del pasado 24 de Septiembre en la modalidad de Marcha Nórdica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: